Portada » Marco Jurídico  »  El Estado Social de Derecho

El Estado Social de Derecho

“En primer lugar es necesario reconocer que en el Estado Social de Derecho (ESD) es fundamental establecer los mecanismos de interpretación judicial que permiten acercar el ámbito normativo con la dinámicas sociales, dado que la prioridad del ESD, no es en si la norma misma “per se”, como una fórmula mágica, sino precisamente la dignidad de las personas que son la base de la sociedad; es decir lo que se quiere es ante todo la defensa de los Derechos Humanos y los principios, y es por ello que las normas son instrumentos o medios para ello, estas en sí mismo no son el derecho o la substancia del mismo.

“Hoy, Con La Nueva Constitución, Los Derechos Son Aquello Que Los Jueces Dicen A través De Las Sentencias De Tutela”. (Sentencia T406/92).

Por Estado social de Derecho, se puede entender un cambio significativo en dos dimensiones esenciales; el del Estado de Bienestar y el del Estado constitucional democrático. El de bienestar es una respuesta necesaria que busca ante todo materializar los derechos económicos y sociales de la ciudadanía, brindando elementos concretos y políticas que permitan la realización de los mismos. “Desde este punto de vista el Estado social puede ser definido como el Estado que garantiza estándares mínimos de salario, alimentación, salud, habitación, educación, asegurados para todos los ciudadanos bajo la idea de derecho y no simplemente de caridad.(T-406)” De tal manera que lo Social no es un simple agregado formal, o una muletilla retórica discursiva.

Para la salvaguarda de esos fines y elementos constitutivos del Estado, se ha constitucionalizado esos derechos fundamentales, estos ya no son simples ideas abstractas retóricas, si no que poseen un respaldo estructural en la Constitución Política, en ella se institucionalizó los valores y principios que orientan y rigen el Desarrollo Político y Jurídico del Estado.

“Estos cambios han producido en el derecho no sólo una transformación cuantitativa debido al aumento de la creación jurídica, sino también un cambio cualitativo, debido al surgimiento de una nueva manera de interpretar el derecho, cuyo concepto clave puede ser resumido de la siguiente manera: perdida de la importancia sacramental del texto legal entendido como emanación de la voluntad popular y mayor Preocupación por la justicia material y por el logro de las soluciones que consulten la especificidad de los hechos (T-406)”

Estas dos situaciones han generado mayor complejidad en el quehacer del Derecho, pues al aumentarse la extensión de las reivindicaciones sociales expresadas en conceptos que engloban nuevas ideas de derechos, así mismo se debe ampliar la comprensión de los valores y principios que engloben todos estos “nuevos” derechos y para ello se plantea entonces una mayor abstracción, con el fin de cobijar esta nueva postura jurídica y social se insertan en la comprensión fina listica o Teleológica del Estado. En este sentido el (ESD) es garantista, porque exige que en el cumplimiento de los fines del Estado, se deba siempre partir del respeto incondicional a los principios (dimensión Deontológica) que lo sustentan, a la vez escoger los mejores medios posibles, para la consecución de los fines.